Cada cual, su propio soniquete

Se podría decir que cada una de las comparsas que pisan las tablas del Concurso Oficial de Agrupaciones del Carnaval de Cádiz tiene su propia personalidad musical. Con apenas escuchar una estrofa de un pasodoble, a buen seguro que el aficionado a la fiesta gaditana reconocerá de qué comparsa se trata sin necesidad de verla. Cada cual tiene su propio soniquete y ha desarrollado su  propia peripecia sobre el pentagrama a lo largo de los años.

Una de las comparsas más reconocibles sin duda es la de Jesús Bienvenido, donde los melodioso suele combinarse con una especie de ritmo sincopado; el influjo de los sonidos más clásicos de Latinoamérica también permea en la creación de cada una de las músicas de la agrupación.

También son habituales en la comparsa de Jesús Bienvenido las letras reivindicativas y en defensa de los más desamparados de nuestra sociedad. Aunque los componentes de la agrupación siguen teniendo fama de jóvenes, lo cierto es que el tiempo pasa para todos por igual y que ya van contando con algunos carnavales a sus espaldas.

Su primer gran golpe encima de la mesa lo dieron con Los Mendas Lerendas, que se coló en la final del Falla para aportar un soplo de aire fresco a la fiesta carnavalera. Para el recuerdo quedará sin duda la memorable comparsa de Los Santos, de 2010, que se hizo con el primer premio merced a unas geniales y marchosas músicas, a unas letras llenas de sensibilidad y de crítica social y a un tipo de pícaro y ladronzuelo callejero.

Con Los Trasnochadores demostraron que la comparsa había venido para quedarse; el ritmo vertiginoso y pegadizo de presentación, pasodobles, cuplés y popurrí se había ganado ya el corazón de los gaditanos. Los Currelantes, Los Del Piso De Abajo (este fue en realidad un “cajonazo”, es decir, no pasó a la final a pesar de las expectativas que había creado), Los Imprescindibles y La Comunidad terminaron por hacer de esta agrupación una de las más amadas del COAC.

Comments are Disabled