Juan el prota del COAC 2016

La chirigota del Selu logró en este 2016 revolucionar el Carnaval gracias a la compañía de Juan, un personaje que tenía que aguantar las retahílas cansinas de su acompañante, que en este caso era cada uno de los chirigoteros. Juan, hecho de un material resistente, es un muñeco con tipo de oficinista aburrido, con cara y hechuras parecidas a las del socialista Alfredo Pérez Rubalcaba, con una oreja roja de tener que escuchar todas las pesadeces de su compañero y con esencia similar a personajes populares como Doña Rogelia, de Mari Carmen.

Y Juan tiene que aguantar a ese personaje pesado que todos conocemos, ese que se te acerca en el momento menos pensado y que va poco a poco amargándote el día con sus historias cansinas, monótonas e incesantes. Selu y sus compañeros aparecieron sobre las tablas del Falla con un tipo de personaje un tanto chulesco, como venido de vuelta de todo, que era quien realmente incordiaba al noble Juan.

Si me pongo pesao me lo dices, agrupación que se alzó con el Primer Premio en la modalidad de chirigotas del Concurso Oficial de Agrupaciones del Carnaval de Cádiz, logró introducir una innovación en el Carnaval, la de que las risas y los focos por primera vez no se los llevasen los propios integrantes de la comparsa, sino sus inanimados compañeros.

Esta chirigota volvió a evidenciar cómo saben sacar provecho a su idea; ellos se centran en personalidades o en personas que apreciamos todos los días en la calle y, a partir de ahí, merced a un trabajo notable de análisis y observación, sacan a relucir todas sus miserias –siempre contadas de una manera ingeniosa, graciosa e incluso entrañable-. El caso es que en este 2016, más que hablarse de los temas de actualidad acaecidos desde el pasado febrero, los aficionados se centraron en hablar de un nuevo protagonista: Juan.

Comments are Disabled