Kichi objetivo carnavalero

El Carnaval de Cádiz queda a buen recaudo con la figura de José María González ‘Kichi’, alcalde de la ciudad. Una vez que Teófila Martínez, objeto de innumerables críticas entre los grupos de carnaval durante años, ha abandonado el consistorio gaditano, Kichi queda ahora como un blanco fácil para el ingenio de los gaditanos.

El caso terrible es que cuando Kichi logró llegar a la alcaldía de Cádiz, desde muchos mentideros mediáticos se le atacó con violencia y con faltas de respeto poco fundadas. Una de las miserables críticas que se le hicieron a Kichi fue la de decir que había salido en el Concurso Oficial de Agrupaciones del Carnaval cantando, como si cantar en Cádiz fuera una ofensa y no un orgullo.

Y es que salir en Carnaval, y sobre todo en las exigentes tablas del Teatro Falla formando parte del COAC, es algo de lo que un ciudadano debería enorgullecerse; resulta sumamente estúpido intentar desprestigiar a una persona vinculándolo con el Carnaval y con su aparente frivolidad. Cantar no está ni mucho menos reñido con estar capacitado para regir los designios de una ciudad, son cosas que, evidentemente, poco tienen que ver. Si acaso, haber cantado en el COAC debería suponer un punto positivo a favor del alcalde, ya que si la cita gaditana brilla precisamente por algo es por el talento, el ingenio, la imaginación, el buen oído para la música, el espíritu crítico…

El trabajo del actual alcalde es duro, en uno de los enclaves con mayor desempleo, pobreza, desesperanza y falta de perspectivas en todo el Estado español. Kichi lo va a tener sumamente difícil, esa es la realidad. No obstante, en el pasado Concurso Oficial de Agrupaciones del Carnaval, la tónica imperante en muchas letras de chirigotas, coros y comparsas fue la de respeto, apoyo y reconocimiento a la figura de Kichi, algo radicalmente opuesto a lo que sucedía con Teófila Martínez.

Comments are Disabled